dimecres, 17 de juliol de 2013

¿Cuánto tenemos?

Que nacemos agregados
y lo perdemos a cachos,
igual que nos lo ganamos,
es un hecho tan extraño
que se me va de las manos.

Preguntándome a veces
si el pan que tú comes
es el pan que mereces
o el que tanto te han dado.
Quizá sea yo el mimado.

Si lo que de mí recibes
es interés o intercambio,
si todos tus salivazos
fueran en cambio aplausos.
Quizá sea mío el fallo.

Me pregunto tantas veces
si mi forma de marcharme
les vuelve contra mi carne
y les hace mala sangre.
Y eso que son mis compadres.

Sólo pienso y me callo
y el orgullo me lo trago,
pero no puedo hacer planes
si no creo ya en el trato.
Nada más que charlatanes.

Tal vez sea yo, yodado
por mi apariencia infecciosa
y se aparten y huyan
y arranquen la mala hierba.
Tal vez nunca muera muchacho.

1 comentari:

  1. "Sólo pienso y me callo
    y el orgullo me lo trago,
    pero no puedo hacer planes
    si no creo ya en el trato."

    ets brutal, ja saps

    ResponElimina