dijous, 29 de novembre de 2012

Me miraba

Me miraba.
Igual que miraba a todos
y era tan sólo una falsa invención,
un mentiroso instinto
de su amor hacia mi.

Me miraban los demás
pero ella era la única
que me daba vueltas.
Des del sur hacia el norte,
me observaba.

Por las mañanas más dormida,
cubierta por la luz, y de noche
más salida, era ella mi candela.
El vapor se iluminaba,
empujado por el viento,
dejando su entorno pulcro,
digno de su belleza.

Y esa mirada me dejaba impar,
sin igual,
y me hacía olvidar el frío
que tan bonita la engendraba.

Era una vela cuya llamarada
no se llevaban los aires,
cuya cera no se turbaba,
cuyos hombres todos amaban.
¡Ay, Luna! que nunca toqué tu carne.

dilluns, 26 de novembre de 2012

Para nada

¿Para qué tan grandes pies,
sujetando un cuerpo tan débil?
¿Para qué tan hondas raíces,
si el fruto del arbolito es estéril?
¿Para qué tantas preguntas?
Retóricas, al azar,
que apelan a mi soledad,
que aislan todas mis tesis.

Para nada tantos poemas,
si ahora escribir te hace imbécil.

dimarts, 20 de novembre de 2012

Culpable

Considérame culpable
de tus pesadillas
por dejar de ser tangible
y no ostentar mis miras.
Si dejas de mirarme
quizá me digas,
que no quieres amarme
ni en mentira.

Piérdeme de vista
si tus ojos son niebla,
deja a mi cerebro en paz
y no en guerra.
Miedo a que todo,
todo sea substancia,
y mi mirada irresponsable
sólo acate apariencias.

dissabte, 17 de novembre de 2012

Destrucción

Hoy llegaron las máquinas,
devastaron mi hábitat,
escupieron mi respeto,
esculpieron mi lápida.

Quemaron las mil páginas
donde gritaba mi alma,
hicieron arder los versos
que aún me representaban.

El humo que susurraba
empezó a no decir nada,
y el vacío del silencio
enmudecía mis palabras.

Yo sólo quería aprender
en la escuela sin entradas,
y pintar el casto lienzo
de notas y de metáforas.