dissabte, 29 de setembre de 2012

Aletheia


Salió del mar la medusa,
y emigrante voló por sentidos.
Travesando las tierras andaluzas,
en África me encontré a mi musa.

Oasis en el desierto, su azul vestido,
bebí las aguas del Eteo para su olvido.
Bebí las charcas del vino para su olvido.
Y no pude ahogar mi anamnesia hacia ella.

En mis sueños dormía oculta.
La encontré en mi cabeza tan confusa.