dilluns, 26 de novembre de 2012

Para nada

¿Para qué tan grandes pies,
sujetando un cuerpo tan débil?
¿Para qué tan hondas raíces,
si el fruto del arbolito es estéril?
¿Para qué tantas preguntas?
Retóricas, al azar,
que apelan a mi soledad,
que aislan todas mis tesis.

Para nada tantos poemas,
si ahora escribir te hace imbécil.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada