diumenge, 9 de juny de 2013

El embalse

Nos hemos quedado al fin
sin chamanes y sin
madre, sin compadres e,
incluso, sin fortín.
La urbe hace de ubre
para los chavales
y se pudre el jazmín
entre incertidumbre,
hielo y fuego civil.

Ariscas son las manos
que me da el gobierno
y avistan con el puño
mi verde azul añil,
derretido en el agua
de la podredumbre
mientras nacen flores
cuyo pistilo fluye
del embalse del llanto.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada