dilluns, 26 de març de 2012

No hay representación

No,
no hay representación para mí,
sino que mi cuerpo y mi voz
representan mi espíritu.

Y sí,
soy el centro del mundo,
y el centro de la vida,
pero tan solo visto desde mi vista.

Hoy he mirado, sin sentido alguno,
como algunas leyes que rozan lo absurdo.
Bastardos pegaban hasta los difuntos,
sin respeto retorcían el humo.

Y he visto como huía,
y las nubes vestían de luto,
y al fin me he dado cuenta:
¡cuántos centros que tiene el mundo!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada