dimecres, 20 de novembre de 2013

Suena

Observo la falta de luz
en el fondo del pasillo.
Y aquél sonido tan mítico
y tan característico.

El husmear de un alarido
oliendo hasta mis oídos,
el humear de un fugitivo,
el de otro hombre perdido.

El sonido de un ala rota,
de un pájaro sacudido
por la lluvia, gota a gota.
Las cuerdas de un piano rotas.

Suena la fiebre de estrofas,
de mofas sin audiencia
desde mi mano hasta tu boca.
Me toca aliviar mi sentencia.

Caen los frutos maduros
mientras resisten los crudos,
como los tiernos que con paciencia
cuelgan en el árbol del mundo.

Y observo la falta de jugo
en el fondo de sus gritos.
Aquél sonido tan mudo
y tan característico.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada