dissabte, 21 de febrer de 2015

Sueño

En la roca invulnerable mi cuerpo postrado
como en lo alto de una atalaya veo el mar.
Cuando me ladran las olas y lametean
entreabrir tus ojos y ver tu faz...

Un eclipse de Sol se ha interpuesto en mi día
pero es tan perfecto que no puedo ignorar
y cambiar los rayos de luz por las bulerías
que te canto y toco junto al mar.

Trajiste de bajo el agua cervezas frías,
sustraídas de caracolas, conchas y espinas
de erizos del bentos que en el fondo se asilan
y como ritual en cada sorbo invocan su paz.

¡Ay! Malditos sueños,
si este fuera verdad
junto a ti en el litoral envejecía,
no quisiera despertar.

Si para alguien como yo
no hay amor sino lira,
que cuando suena en mis oídos
es propensa a inspirar.

Sueño tocarte con mis dedos
para hacerte sonar;
hacerte mía en el sentido
menos posesivo de la expresión.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada