dimarts, 5 de març de 2013

Damas

Vaya, qué desánimo
las damas se mueven por el blanco.
¡Basta!, que yo soy negro
y encasillado muere mi hálito.

Un lápiz sutil representa el abismo
entre su perfil y mi vil posadero,
y es fácil obtener fraseos
al tocar sus notas con mis dedos.

La trinidad de mis tres deseos,
de las tres artes, me hace ser yo mismo
cuando rompo con mis hábitos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada